Este martes fue el cierre de las actividades correspondientes a la Santa Convocación 2023, la fiesta más grande de toda la tierra.

Al término de la conmemoración de la muerte de Cristo en la ceremonia solemne de la Santa Cena, este lunes 14 de agosto por la noche, los hermanos que asistieron por fe a esta multitudinaria celebración, empezaron sus preparativos para regresar a sus lugares de origen.

La festividad concluyó con éxito y saldo blanco gracias a la organización del evento y al operativo para la celebración, cuya finalidad fue garantizar la seguridad de todas las personas a través de la colaboración de más de 200 policías en la zona festiva.

Contribuyeron al éxito del evento las acciones del voluntariado de la comunidad, así como la coordinación permanente que realizaron más de 30 dependencias de los tres niveles de gobierno, desde el inicio de la fiesta y hasta el día 15 de este mes.

En la ceremonia de despedida se hizo público el agradecimiento de la comunidad a las autoridades e instituciones que apoyaron de diversas formas y en todo momento a la realización del evento religioso.

Entre abrazos, lágrimas y parabienes, los fieles reunidos en las sedes de la fiesta más grande de toda la tierra le dijeron hasta luego a la celebración del reencuentro, la que los volvió a unir después de los años de pandemia.

Regresaron a sus lugares felices después de tomar la Santa Cena y de haber recibido diversas enseñanzas, además del disfrute de la convivencia fraternalmente con hermanos de diferentes naciones, raza, cultura y lengua.

A partir de este día los autobuses que trasladaron a los hermanos a la ciudad de Guadalajara, los regresarán a sus lugares de origen. Muchos regresarán en avión a sus países, donde seguirán proclamando a las almas los altos valores del evangelio de Cristo. Mientras, sus hermanos en la ciudad de Guadalajara reanudarán sus oraciones por los que regresan a sus lugares, hasta saber que todos han llegado sanos y salvos.