La Luz del Mundo es una fe cristiana con millones de miembros en todos los continentes y naciones. Entendemos que la diversidad cultural y étnica enriquece nuestro mundo. Por eso, este mes de septiembre queremos felicitar a los ciudadanos de México, Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Chile y Brasil en la celebración del Día de la Independencia de sus naciones.

La independencia nacional es un punto definitorio, en la formación de nuestras identidades, misma que nos permite ejercer ciudadanía, actuando como buenos ciudadanos fomentando la paz en todo el mundo.

En Dios, nuestro espíritu siempre será libre, pero la independencia de nuestras naciones nos permite poner nuestros recursos al servicio de la causa de nuestra patria. La libertad de elegir es lo que hace que nuestras buenas acciones encuentren destino y propósito social. Así como la independencia da a las naciones el derecho a elegir su destino, también nos permite ser responsables de nuestras acciones.

Es importante que todos actuemos como buenos ciudadanos en nombre de nuestros hermanos y hermanas de todo el mundo, mostrando respeto, tolerancia y comprensión a los demás siempre que podamos. Como buenos ciudadanos, debemos interceder en favor de los demás, especialmente de aquellos que no tienen voz o que están pasando por dificultades. Siempre que sea posible, debemos proporcionar a los necesitados el apoyo y los recursos de los que carecen. ¡Deja que la independencia te empodere para que puedas empoderar a otros!

Hoy, instamos a los que celebran a mostrar gratitud hacia sus países por todo lo que se les ha dado. Las sagradas escrituras nos recuerdan en Tito 3:1-2, “Recuerda a los creyentes que deben someterse al gobierno y a sus funcionarios. Deben ser obedientes, siempre dispuestos a hacer lo que es bueno”.

El reconocimiento de la independencia nacional aumenta nuestro sentido de pertenencia infundiendo responsabilidad social y respeto a la memoria de nuestros antepasados que se esforzaron por conseguirla, animándonos a valorar nuestra historia y nuestra cultura. Utilicemos nuestra independencia como motivación para retribuir a nuestras comunidades, cumpliendo así con la enseñanza bíblica referida en Jeremias 29:7 “procurad el bien de la ciudad a donde os he deportado y orad por ella a Dios, porque su bien será el vuestro”.

Mientras nuestros hermanos y hermanas de toda América Latina celebran su independencia nacional, exhortamos a todos a mantenerse seguros y a celebrar responsablemente siguiendo todas las pautas establecidas para la COVID-19. Esta es una de las muchas maneras en que todos podemos usar nuestra independencia personal para ser ciudadanos responsables y tomar la decisión activa de mantener a los que nos rodean seguros.