El 20 de diciembre de cada año, las Naciones Unidas promueven el Día Internacional de la Solidaridad Humana, convencidas de la importancia de promover la cultura de la fraternidad y el espíritu de compartir con las personas en situación de necesidad.

La solidaridad es un valor que se caracteriza por la colaboración mutua que existe entre los individuos y contribuye a la superación de los más lamentables desastres: guerras, enfermedades, huracanes, etcétera.

Se designa solidaridad a la unión de dos o más personas que, de manera mutua, colaboran para conseguir un fin común. Solidaridad es compartir con otros, tanto lo material como lo sentimental; es ofrecer ayuda a los demás y una colaboración mutua entre las personas. Es sinónimo de apoyo, respaldo, ayuda y protección.

Ante el paso del huracán OTIS en octubre de 2023, las congregaciones de La Luz del Mundo unieron esfuerzos para apoyar a miles de familias damnificadas por el desastre natural ocasionado por el meteoro.

El espíritu de solidaridad se hizo presente con la colecta y entrega de más de 200 toneladas de víveres, 25 mil alimentos repartidos, el apoyo en pro de la reconstrucción de 400 techos de lámina galvanizada para igual número de familias, alrededor de 2 mil 500 atenciones médicas, 7 conciertos culturales, 600 colchones matrimoniales, entre otros apoyos que, con mucho amor, se compartieron con los habitantes de Guerrero.

Desde Acapulco, las congregaciones locales de La Luz del Mundo elevaron su voz para ratificar su compromiso, conforme a la enseñanza apostólica, con la promoción y la práctica de la solidaridad conforme a la máxima bíblica que refiere: “no se olviden de hacer el bien ni de compartir lo que tienen con quienes pasan necesidad. Estos son los sacrificios que le agradan a Dios. (Hebreos 13:16 Biblia NTV)