La noche del pasado 31 de diciembre, con un servicio de alabanzas, oraciones y reconocimiento a la bondad infinita de Dios, La Luz del Mundo celebró en más de 60 países de los cinco continentes la llegada del año 2024.

Participaron en los servicios celebrados en todos los templos de México y el mundo, hombres y mujeres de todas las edades, quienes agradecieron a Dios los beneficios recibidos de su mano a largo del año 2023. 

El ambiente en cada una de las reuniones fue de unidad, fervor y alegría espiritual, destacando en cada uno de los servicios de adoración la participación de los coros y orfeones de esta comunidad de fe, cuyas voces se han forjado para el canto y la alabanza a Dios al interior de La Luz del Mundo.

En este marco de regocijo, miles de familias cristianas disfrutaron de una noche de amor y paz, en la que escucharon con fervor y atención una reflexión apostólica sobre la brevedad de la vida, destacando en la misma la importancia de redimir sabiamente el tiempo: “porque no hay mejor manera de aprovechar el tiempo que buscando a Dios”.

Esa noche, la palabra de Dios garantizó a toda la familia de la fe un año de triunfos, asegurando a los integrantes de ésta: “tus fuerzas serán multiplicadas, tu amor será engrandecido, y nada ni nadie podrá hacerte daño, porque Dios te bendecirá abundantemente cada día”. Y añade el mensaje dirigido a los hijos de Dios en todo el mundo: “lo mejor de nuestra vida llegará con Cristo, en una vida gloriosa y de luz… sin temores, sin angustias, sin necesidades…”.

En el transcurso de la reunión se elevó una oración por las autoridades de todos los niveles de México y el mundo, para que les conceda Dios sabiduría y conocimiento para hacer lo mejor en favor del pueblo, y para que sus decisiones y determinaciones sean y sirvan para el progreso social.

Al término del servicio, los fieles en Cristo Jesús se despidieron con un abrazo de amor fraternal los unos a los otros, deseándose parabienes y confiando en las palabras apostólicas: “Dios te mantendrá en un cuidado especial, no permitirá que nada te falte, dará los más grandes cuidados por ti, y buscará que tu camino sea allanado”.